cabecera-buena 3 copia ULTIMA 1


Una jornada de 32 horas consecutivas equivale a error. La práctica, que afecta a algunos de los residentes durante las guardias en su formación sanitaria especializada, favorece a la aparición de errores graves en un 35,9 por ciento, según las conclusiones presentadas en el estudio respaldado por Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre: ‘Eficacia comparativa individualizada de modelos optimizando la seguridad del paciente y la educación de residentes’, al que ha tenido acceso REDACCIÓN MÉDICA (RM). (...)

El estudio recuerda que la privación del sueño tiene efectos comparables con los niveles de alcohol en la sangre, por lo que aseguran que, un individuo que no ha dormido en el plazo de unas 20 horas, cuenta con unos impedimentos físicos y de concentración que son equiparables a los de una intoxicación alcohólica, incluyendo un nivel más alto que el permitido legalmente para conducir un automóvil.

RM recuerda que para impedir estos acontecimientos, el Real Decreto 1146/2006, del 6 de octubre, que regula la relación laboral especial de residencia para la formación de especialistas en el área de Ciencias de la Salud, establece que un residente, tras una jornada de 24 horas continuas de trabajo, debe tener un descanso obligatorio. Sin embargo, es conocido que en algunos centros los MIR están sometidos a turnos de hasta 32 horas -concluye.




Fuentes: REDACCIÓN MÉDICA, 24-12-2016

Esta página utiliza cookies de terceros para analizar de forma anónima y estadística el uso que haces de la web, con la finalidad de mejorar los contenidos y tu experiencia de navegación. Si continúas navegando se entenderá que aceptas su uso, lea la política de cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information